Adaptar la vivienda para personas mayores

Cuidado ancianos

La adaptación de una vivienda a las necesidades de personas mayores puede ser una tarea complicada y depende mucho del grado de autonomía de la persona mayor.

Te ofrecemos algunos consejos que puedes llevar a cabo sin necesidad de realizar grandes reformas y que ayudarán a adaptar la vivienda para personas mayores y mejorar su calidad de vida.

1. Organización de mobiliario. Evitar que muebles y objetos se encuentren en lugares de paso que dificulten el movimiento de los mayores. Si es posible, es recomendable que los cantos de los muebles sean redondeados y que las persianas puedan subirse y bajarse mediante sistemas eléctricos de botón. También es conveniente fijar los cables a la pared.

2. Baño. Es la zona de mayor riesgo por lo que es conveniente que la bañera o ducha esté equipada con alfombrillas antideslizantes para evitar accidentes, así como un banco o silla de baño para que la persona pueda sentarse mientras se asea. Siempre es más conveniente una ducha que una bañera para facilitar la entrada de la persona en la ducha. También se recomienda instalar barras en la taza o en la ducha para que los mayores puedan incorporarse con mayor seguridad.

3. Sala de estar. Es recomendable que el mobiliario del salón cuente un sillón con apoyabrazos, ya que es más cómodo que el sofá y deben tener una altura óptima para que la persona pueda levantarse y sentarse con la menor dificultad posible. Por otro lado, la televisión debe estar provista de mando a distancia, y que su ubicación habitual sea accesible cuando la persona mayor se encuentre sentada. Asimismo, es conveniente la utilización de teléfonos inalámbricos para disminuir la necesidad de desplazamiento de mayor.

4. Dormitorio. La cama no debe estar ubicada pegada a la pared para permitir el tránsito de la persona alrededor de esta. La cama tampoco debe ser ni demasiado alta ni demasiado baja. Las patas del somier pueden sustituirse por calzas para regular la altura de la cama. Por otro lado las alfombras, tanto de la habitación como del resto de la casa es conveniente que estén fijadas al suelo para evitar que la persona pueda resbalarse. Los interruptores deben estar ubicados en zonas de fácil accesibilidad y resulta muy cómodo la disponer de un interruptor en la cabecera de la cama.

5. Instalaciones eléctricas. Es importante que los interruptores sean conmutables para que puedan encenderse y apagarse desde diferentes zonas de la estancia. Los pasillos deben tener interruptor al principio al final del mismo para evitar que el anciano deba desplazarse. Los enchufes deben estar colocados a una altura considerable del suelo, para que la persona no necesite agacharse.

Recuerda que Interdomicilio te ofrece un servicio doméstico asistencial, desde un servicio de acompañamiento básico hasta servicios especializados de fisioterapeutas a domicilio. Solo tienes que llamarnos, contarnos qué es lo que exactamente necesitas y nosotros elaboraremos un presupuesto de manera totalmente gratuita y sin compromiso.

Contactar

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*