Trucos para conservar los bañadores y bikinis

girl-923573_640

El verano ya se acaba para muchos, y entre otras tareas encima de la mesa, el limpiar y guardar los “cachivaches” playeros es una de ellas. Estamos seguros de que los bikinis y los bañadores son unas de las prendas que se resisten a quedarse en nuestro armario, muchas veces hasta entrado el otoño –quién sabe, quizás es porque nosotros mismos nos resistimos a que el otoño llegue.

Estos artículos, aunque solo utilizados durante un restringido periodo de tiempo, suele sufrir importantes alteraciones como consecuencia de la sal del mar, el cloro de la piscina y la radiación solar, que hacen que los colores pierdan su intensidad original y que los materiales se vayan desgastando poco a poco.

Aunque si bien es imposible devolver los bañadores y bikinis a su estado original, si es posible realizar un adecuado mantenimiento para conservar las propiedades de  estos artículos y minimizar su pérdida.

Trucos para conservar bikinis y bañadores

Lo mejor para mantener estas prendas, es llevar una rutina de aclarar el bañador o bikini a mano con agua fría y un poco de jabón neutro cada vez que se volvemos de la playa o la piscina, no escurrirlo con fuerza  y nunca introducirlo mojado en su correspondiente cajón o armario. Aunque a estas alturas, ya no está a nuestro alcance. ¡Te aconsejamos que te guardes este consejo para el año que viene!

A pesar de ello, a la hora de guardar definitivamente los bikinis y bañadores en el armario, también podemos evitar el deterioro de estos. Así que, olvídate de meter tu bikini o bañador directamente hacia el fondo del cajón hasta el año que viene, y sigue los siguientes pasos

1.En primer lugar, es aconsejable lavar las prendas a mano, con agua tibia.

2.Déjalas secar al aire libre y evita estrujarlas para eliminar el agua

3.Para un almacenamiento prologando como el que estamos mencionando, es recomendable un segundo lavado, en esta ocasión en la lavadora (si nos es posible) y en un programa de prendas delicadas. No utilices suavizant

4. Deja secar de nuevo las prendas. Asegúrate de que quedan totalmente secas

5.Busca una bolsa, bien de cierre hermético o bien de tela e introduce las prendas. Guarda esta bolsa en un cajón donde este elemento no se encuentre aprisionado y donde no exista humedad latente.

Contactar

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*