¿Qué puede pasar al contratar a una empleada sin papeles?

regularizacion empleadas hogar

A pesar de que la legalidad vigente bajo la famosa y debatida Ley de Empleadas de Hogar, obligue a regularizar y contratar a los empleados domésticos que realizan tareas en el domicilio, existen aún colectivos proclives a mantener a sus trabajadores en situación irregular.

Y la pregunta de todos ellos, es la siguiente: “¿Qué puede pasar al contratar una empleada sin papeles?”. Quizás se pueda caer en el error de pensar que “ningún inspector va a venir a mi casa para ver si tengo a mi empleada contratada”, cuestión que ya quedó aclarada unos años atrás cuando desde el Ministerio de Trabajo, tras ver el poco efecto que la ley había tenido en la conciencia de los españoles, que seguían en su mayoría sin poner en situación regular a su servicio doméstico, decidieron tomar cartas en el asunto. De esta manera, durante unos meses en el pasado 2013, Inspectores de Trabajo visitaron domicilios con denuncias previas e incluso de manera aleatoria, solicitando la documentación pertinente del contrato empleado-empleador, incluidos los papeles de residencia del trabajador.

Pero no es esta la única situación que puede ponerte en un compromiso legal. Como hemos mencionado antes, y sin aleatoriedades, la misma empleada puede denunciar su situación ante la administración si no se ha realizado el contrato legal; y es que recordemos, que todo trabajador tiene derecho a contar con una situación legalizada.

Más allá, una no regularización a tiempo puede volverse en tu contra si no has verificado la situación a fondo. Un caso con el que ya se han topado unas cuantas familias es el siguiente; las familias no regularizan a la empleada y “se fían” de su palabra que afirma contar con los papeles de estancia y trabajo en España. De manera posterior, tras “despedir”  a la empleada, esta denuncia al Ministerio de Trabajo la situación irregular anterior, ya que ha estado como empleada del hogar sin papeles, e incluso en ocasiones, de interna.

Recordemos que además, la trabajadora del hogar puede sufrir accidente laboral, un accidente que al no contar con su Seguridad social pertinente, deberá ser subsanado por el empleador, que correrá con todos los gastos generados.

Estas situaciones, acarrean importantes sanciones económicas que pueden ascender hasta los 12.000 euros, puesto que las multas incluyen no solo la desobediencia ante la obligación de dar de alta a la trabajadora, sino que se deben abonar las cotizaciones a la Seguridad Social que corresponderían, junto con los recargos pertinentes por no haber procedido a su regularización cuando convenía.

Ante el coste que puede llegar a suponer, tiempo y las inmensas preocupaciones, desde Interdomicilio abogamos y defendemos en todo caso el cumplimiento de la ley, a través de la regularización de las empleadas de hogar, que más allá de un mero acatamiento de las normas, ayuda a crear una situación de “confort” en la relación empleado-empleador, y no olvidemos, que otorga al trabajador los derechos que realmente merece.

Contactar

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*