Usos del amoníaco y la lejía

limpiar-con-lejia-y-amoniaco

¿Conóces las utilidades del amoníaco y la lejía?

Interdomicilio, te proporciona algunos usos del amoníaco y de la lejía que creemos te ayudarán a tener todo mas limpio y a sacar el máximo partido posible a estos dos productos.

Amoníaco

  • Horno reluciente: se precalienta el horno y se introducen 2 recipientes: uno grande que contenga agua hirviendo y otro un poco mas pequeño con amoníaco. Déjalo actuar unas horas y posteriormente lo repasas.
  • Olor a humedad en las toallas: esto puede suceder porque no se haya secado de forma correcta. Mete la toalla en la lavadora y añádele amoníaco (una taza por media carga). Cuando la saques verás los resultados.
  • Ayuda a quitar capas de pintura de los muebles: se aplica un poco de amoníaco sobre la zona a tratar, deja actuar y verás que pronto se quita. Si la pintura es muy antigua o lleva mucho tiempo, se tiene que utilizar amoníaco puro.
  • Recupera prendas blancas desteñidas: pon la prenda en cuestión a remojo, anádele un chorrito de amoníaco, agua abundante y después la tiendes al sol.
  • Limpiar zapatos de tela y ante: mezcla agua, jabón y amoníaco en un recipiente y aplica la mezcla sobre el calzado, ayúdate de un cepillo de dientes para su aplicación.

Lejía

  • Recupera el blanco de la porcelana: mezcla agua y lejía y frota con energía la zona a tratar.
  • Desatasca el fregadero: pon un chorro de lejía muy caliente por el desagüe y verás como desatasca el fregadero. Ten cuidado con los vapores que se desprenden.
  • Paredes blancas: mezcla 3 partes de agua y una de lejía y frota las paredes (de forma suave). Verás que desaparecen las manchas de bolígrafo, rotulador o lápiz que tengas.
  • Limpiar persianas de pvc: mezcla una parte de lejía por diez de agua y ayúdate de una esponja.

Recomendaciones y precauciones a tener en cuenta a la hora de utilizar el amoníaco y la lejía:

  • Abre siempre las ventanas de la habitación donde los vayas a utilizar: tener una buena ventilación es imprescindible y muy importante para evitar sustos innecesarios.
  • Utiliza guantes: no utilices nunca estos productos sin la debida protección ya que son perjudiciales para la piel.
  • Bajo ningún concepto mezcles los 2 productos
  • Protege tu ropa: lo ideal es utilizar o usar ropa vieja. Hay que tener especial cuidado con las salpicaduras, ya que pueden estropear tu ropa (muy en especial la lejía).
  • No usar amoníaco puro: no sólo no limpiarás más sino que le quitarás el brillo al producto y lo estropearás.
  • No excederse con el uso de la lejía en la ropa: si lavas de forma habitual y frecuentemente tu ropa con lejía, se debilitarán las fibras, se desgastará antes tu ropa y le saldrán manchas amarillentas.
  • No se deben utilizar nunca:
  1. para limpiar el parqué o la madera: dejarían mate el barniz y perdería todo su brillo.
  2. tampoco se recomienda utilizar en suelos de barro o de pizarra.
  3. en piezas metálicas o cromadas: si los utilizas en grifos, pomos o derivados, perderán su brillo y corres el riesgo de que se oxiden.

Interdomicilio te ofrece personal con experiencia para la limpieza de tu hogar

Todo nuestro personal está dado de alta  en el Régimen General de la Seguridad Social. Cuentan con los papelesen regla para poder trabajar en España (caso de ser personal no español), referencias comprobadas y Seguro de Responsabilidad Civil.

Ponte en contacto con nosostros para solicitar información y presupuesto sin compromiso:

– por correo electrónico: madrid@interdomicilio.com

– a través de nuestra página web: www.interdomiciliomadrid.com

– llamando a nuestro teléfono gratuito: 900 102 169

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*