Limpieza de aires acondicionados

Los aires acondicionados requieren de un mantenimiento necesario para poner a punto la máquina con vistas al verano y ayudarnos a sobrellevar aquellos días en los que las altas temperaturas afectan nuestro descanso y rutina diaria, este mantenimiento pasa por una profunda limpieza del aparato.

La limpieza del aparato de aire acondicionado consiste, fundamentalmente, en la desinfección y limpieza de los filtros, por cuanto es aquí donde se acumula la mayor parte de la suciedad y el polvo. Esta suciedad y polvo constituyen el entorno perfecto para la proliferación de ácaros y bacterias que pueden perjudicar nuestra salud. Por tanto, la limpieza de los filtros es primordial para nuestro bienestar, sobre todo si tenemos en nuestro hogar personas con problemas de alergia o enfermedades respiratorias.

Limpieza del aire acondicionado con máquina de split

Si tenemos split, lo primero que tendremos que hacer es desenchufar el aire. Una vez esté el aparato sin corriente, levantaremos la tapa de la máquina del split para acceder al filtro. El mejor modo para limpiar el filtro es sumergirlo en agua caliente con jabón y dejarlo unos minutos para que se desprendan los restos de suciedad que se quedan adheridos. Una vez esté limpio, tendremos que secarlo bien antes de colocarlo de nuevo en el aparato.

Por último, con un trapo seco o un cepillo suave, limpiaremos el compresor. Así eliminaremos también la suciedad allí acumulada.

Limpieza del aire acondicionado por conducto

Si nuestro aire acondicionado es por conducto, la limpieza es similar, pero deberá incluir los conductos por donde circula el aire, además del propio filtro. Para acceder a este último, tendremos que acceder a la máquina, que suele estar situada en el falso techo del baño. Allí tendremos que extraer el filtro para lavarlo con agua y jabón. Algunas máquinas permiten sacarlo simplemente tirando de él, pero en otros aparatos tendremos que destornillar la rejilla que da acceso al filtro. Cuando esté seco, lo montaremos de nuevo.

Por su parte, para limpiar los conductos por donde circula el aire será necesario retirar las rejillas que tenemos situadas en la parte alta de paredes y techos. También las pasaremos por agua y jabón y las dejaremos secar. Mientras, con la ayuda de la aspiradora, limpiaremos el polvo, la suciedad y los insectos que pueden haberse depositado en los conductos. Una vez hayamos aspirado la suciedad de los conductos, volveremos a colocar las rejillas en su lugar.

Realizar esta tarea al menos una vez al año, antes de poner en funcionamiento el aire por primera vez, evitará que suframos irritaciones en los ojos y las fosas nasales, sequedad de garganta y de ojos, tos, malestar físico y otras alteraciones de las vías respiratorias.

La importancia de limpiar y mantener en perfecto estado nuestro aire acondicionado nos permite respirar un aire puro y limpio mientras la máquina está en funcionamiento, pero además es el mejor modo de prevenir averías y posteriores reparaciones.

En Interdomicilio contamos con personal propio y profesional que te ayuda en estas tareas. Contacte con nosotros sin ningún tipo de compromiso en el email madrid@interdomicilio.com o en el número gratuito 900.102.169.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*