Trucos para aspirar alfombras y moquetas

aspirar la alfombra y moqueta

Con la llegada del otoño, solemos desenfundar nuestras alfombras para dar a nuestro hogar ese toque cálido que necesitamos. Pero ¡cuidado!, porque a pesar de sus sendos beneficios, las alfombras pueden presentarse como focos de proliferación de ácaros si no realizamos el mantenimiento y limpieza adecuada.

Aspirar las alfombras es, en  la mayor parte de los casos, el primer paso que tenemos que tomar antes de lanzarnos a realizar cualquier limpieza a fondo, y en otros casos, el único método para dejar impecable nuestra superficie. Además, es la mejor manera de mantener esta superficie impecable durante todo el invierno.

A continuación, te ofrecemos nuestros consejos para aspirar las alfombras moquetas del hogar de manera sencilla y eficiente.

¿Cuándo aspirar la alfombra o moqueta?

Lo óptimo es aspirar la alfombra o moqueta todos los días, si se trata de una habitación o zona altamente frecuentada, aunque también podemos incrementar la frecuencia, si en esta ocasión, trabajamos a fondo. Este trabajo, permite retirar el polvo, abanicar las fibras, y acabar con la suciedad y partículas.

Para las zonas menos transitadas, podemos aspirar la alfombra cada dos semanas, o como mucho, de manera mensual. En caso de moqueta, deberemos aspirarla con más frecuencia.

¿Cómo aspirar la alfombra o moqueta?

Antes de comenzar a aspirar tu alfombra, tienes que saber que en función del tejido, deberemos tomar precauciones, siendo recomendable en todo caso revisar las instrucciones de limpieza que nos ofrece el fabricante. Por ejemplo, para las alfombras de lana, es aconsejable retirar ciertos cepillos que pueden enredar y romper las fibras.

Ahora, aspira tu alfombra o moqueta en 4 sencillos pasos:

1.Primero revisa la zona y retira cualquier pequeño objeto que pueda obstaculizar la manguera de la aspiradora. Tómate unos minutos, no importa; es mejor ser cuidadoso, a encontrarnos con un susto posteriormente.

2.Revisa la aspiradora. Revisa el estado de la bolsa, vacíala si fuera necesario, y coloca los tubos y aplicaciones necesarias en función del tejido.

3.Enchufa la aspiradora. Trabaja en direcciones diferentes y contrarias en caso de aspirar una alfombra de pelo corto o moqueta. Te recomendamos aspirar en movimientos cortos y organizar el trabajo para no dejarnos nada sin aspirar.

4.No olvides limpiar también las juntas de la pared, muebles y rodapiés colindantes o cercanos a la alfombra. Si limpiamos esta, pero la suciedad sigue acumulándose en las zonas cercanas, pronto nuestra alfombra o moqueta volverá a recoger ácaros indeseados.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*