Cómo limpiar azulejos y juntas

bathroom-690774_640

Los azulejos y juntas de la cocina y baño son zonas que requieren una limpieza periódica ya que de lo contrario acumulan mucha suciedad y empeoran el aspecto de la estancia. Las juntas de color blanco o gris delatan pronto la necesidad de una limpieza, por lo que puedes seguir estos consejos para limpiar los azulejos y las juntas y que tu baño o tu cocina quede como nuevo.

Como norma básica, para evitar que la suciedad se acumule en los azulejos es fundamental incluir su limpieza como parte de la rutina de limpieza habitual. Ocasionalmente puedes utilizar un limpiador de vapor para evitar que la suciedad se impregne en la superficie. Si los azulejos, especialmente los de la cocina, sufren alguna salpicadura, trata de limpiarla inmediatamente para que las manchas no se adhieran a ellos y su aspecto se deteriore con el paso del tiempo.

En el mercado, existen una gran variedad de productos especializados en devolver a las juntas su color original, que facilitan mucho la labor y reducen el esfuerzo necesario para limpiarlas. Un truco útil, es utilizar como herramienta de limpieza un cepillo de dientes en desuso.

Para eliminar la suciedad de las juntas, además de un buen limpiador, es necesario un método adecuado de limpieza.

  1. Pasa un trapo seco sobre la superficie para quitar la suciedad más superficial y el polvo acumulado más fácil de eliminar.
  2. Aplica el limpiador sobre las juntas. Probablemente, sea necesario aplicar el producto varias veces porque el material de las juntas lo irá absorbiendo. Actúa poco a poco por zonas, para facilitarte la tarea y limpiar de una forma más minuciosa asegurándote de que llegas a todas las grietas.
  3. Deja que el producto actúe antes de aclararlo. Es recomendable que el limpiador actúe durante unos 30 minutos para que las manchas se desincrusten y te sea más fácil removerlas.
  4. Una vez que el limpiador ha hecho efecto, cepilla la superficie de las juntas con un cepillo de cerdas duras. Existen en el mercado cepillos específicos para limpiar estas zonas difíciles, pero si no tienes ninguno, puedes utilizar un cepillo de dientes que no vayas a volver a utilizar.
  5. Para terminar, aclara la superficie con agua y deja que esta se seque. En caso de que alguna mancha persista, puedes repetir el proceso incidiendo en la zona con manchas para obtener un acabado perfecto.

Recuerda que Interdomicilio te ofrece un servicio doméstico de limpieza continuada o puntual, de confianza y calidad para tu hogar. Solo tienes que llamarnos, contarnos qué es lo que exactamente necesitas y nosotros elaboraremos un presupuesto de manera totalmente gratuita y sin compromiso.

Contactar

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*