Mantener el escritorio ordenado en 5 pasos

office-820390_640

Hablamos constantemente de lo dura que a veces supone la vuelta a la rutina y de cómo podemos organizarnos mejor para conseguir que la “cuesta de septiembre” –la que, aunque también puede ser económica, lo es más en términos laborales, sea más llevadera.

Una de las cuestiones que solemos descuidar con asiduidad es nuestro escritorio. Es cierto, resulta complicado mantener el escritorio ordenado especialmente cuando se tiene una gran cantidad de papeles encima y un espacio reducido. La tarea se tercia estoica para muchos, poco llevadera para otros e imposible para otros cuantos.

Hoy, en Interdomicilio, queremos darte algunos consejos para que mantener tu escritorio ordenado sea una tarea más sencilla. Si eres de los que se pierde entre los papeles de la oficina o del hogar, no te puedes perder nuestros consejos.

 

Mantener el escritorio ordenado en solo 5 pasos

Lo primero que tenemos que acometer para mantener nuestro escritorio ordenado es guardar un rato de tiempo plenamente a disposición de la tarea y coger el todo por los cuernos. Y cuando estemos en frente de nuestro escritorio… ¡manos a la obra!

1.Deshazte de lo que no utilizas. Es necesario eliminar todo aquel elemento que “estorba” nuestro trabajo y no utilizamos. Flyers, propaganda, posavasos, decoraciones extremadamente espaciosas…

2.Acto de conciencia. De la de verdad. Tras haber eliminado todo lo que realmente “nos sobra”, seguramente nos quedará aún un gran trabajo por hacer. La primera parte ha sido solo la más fácil, ahora es el momento de decir qué es lo que realmente nos sirve diariamente en nuestro trabajo y qué es lo que si bien utilizamos a menudo, podemos guardar y conservar en otro lugar cercano y accesible, pero que no sea el escritorio. En el proceso, te recomendamos recoger y separar todo tipo de elementos tales como bolis, clips, post-its… y verás que hacemos a continuación con ellos.

3.Orden. Una vez decidido qué es lo que realmente vamos a tener en nuestro “futuro escritorio” es necesario acometer su reposición con orden para no volver a llegar a la situación inicial –o al menos para alcanzarla en un mayor plazo de tiempo. Organiza todo lo que no sea papel y archivadores (todos estos bolígrafos, rotuladores, clips…) forma grupos de estos y distribúyelos por casa cajas, vasos y otros elementos que encuentres por casa y que te puedan servir para almacenar todos estos artículos de manera ordenada. El espacio quedará mucho más espacio, para lo que realmente nos ocupa; el papeleo.

4.Organización de papeles y tareas. Una vez organizados los elementos, toca quizás el peor trabajo, el de ordenar las pilas de papeles. Te aconsejamos que organices tus papeles en diferentes pilas y mantengas dichas pilas siempre en el mismo espacio. Tu cabeza se irá acostumbrando poco a poco a dejar el papel en la pila que corresponde. Si te resulta difícil acordarte a priori, puedes marcar con un post-it en la mesa a qué dedicas cada una de las pilas. Además, si tu desorganización de papeles se traduce en desorganización de tareas, te aconsejamos que realices 4 listados con las tareas en función de su prioridad, asignando: “Tareas inmediatas”, “Tareas pendientes”, “Tareas vigiladas” y “Tareas futuras”. Una reestructuración visual puede ayudar mucho a canalizar tus esfuerzos hacia lo que realmente necesitas.

5.Rutina. Finalmente, y una vez organizado nuestro escritorio, toca constancia diaria. Es posible que cada día “desorganicemos” algo el escritorio, incorporemos elementos nuevos… pero si cada día volvemos a hacer un pequeño repaso y tiramos o retiramos todo aquello inservible, estaremos eliminando riesgo de volver a acumular todo tipo de elementos que nos hagan tener que reiniciar la tarea.

 

Contactar

Artículos que también pueden interesarte: “Consejos para optimizar el espacio en el hogar”.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*